ENTREVISTAS

'Damn!': Una visión distinta

Por Martín Sanzano |
  • PH: Gonzalo Lima
A contramano de los artistas que animaron El Quinto Escalón e iniciaron su carrera discográfica, Muphasa, Veeyam y Juancín incursionaron en los medios con 'Damn!', el programa de radio que Mario Pergolini bendijo para ocupar la grilla de Vorterix. “Agarramos viaje sin saber de qué se trataba”.

A poco más de un año del final de El Quinto Escalón, la competencia de freestyle que terminó de forjar la escena hip hop en Buenos Aires, se puede empezar a vislumbrar su legado. Hagamos cuentas: artistas de rap y trap que conquistan espacios cada vez más significativos (grillas de festivales, charts, teatros, estadios); competencias profesionales de improvisación que elevan la vara de la disciplina (Freestyle Master Series, Battle Force); y un público masivo y experto compuesto por chicas y chicos que crecieron a la par del movimiento, aprehendieron la cultura y la hicieron propia.

Pero existe también otro ítem clave para entender el desarrollo de la escena y el vasto legado de la competencia que nació en 2012 en el Parque Rivadavia. Un hecho: la última fecha de El Quinto Escalón, celebrada el 11 de noviembre del año pasado en el Estadio Cubierto Malvinas Argentinas, significó el final de una historia y el comienzo de otras tantas, como la de Damn!, el programa de hip hop en español que se emite de martes a jueves a las 20 horas por FM Vorterix.

Damn! es en realidad el nombre que adoptó el proyecto radial de El Quinto Escalón cuando tuvo que mutar y convertirse en un ente autónomo. “Cuando se terminó el Quinto, nos pareció que era apropiado cambiar el nombre. El programa era homónimo a la competencia, de alguna manera era su antena de promoción, su voz en el aire. Cuando llegó el cierre, nos pareció que tenía que ser el fin del ciclo completo, incluido el programa”, explica Muphasa, uno de los miembros fundadores de la competencia y alma máter del programa de radio, mientras termina un cigarrillo en la puerta del estudio de Vorterix. A su lado están el DJ Veeyam y el jurado de batallas Juancín. Juntos conforman el tridente ofensivo de Damn!

Fuera de las cámaras de Vorterix, Muphasa se saca sus gafas circulares características y habla mucho más relajado que de costumbre. Lo que no pierde nunca es el flow: “La decisión fue seguir haciendo el programa, porque se volvió algo mucho más grande. Cuando terminó el Quinto como competencia, el programa ya se valía por sí mismo. Tenía su audiencia, su funcionalidad, su bioma dentro de la escena”, asegura.

Entonces, ¿cómo llegaron estos pibes que organizaban una competencia callejera de rap a tener un espacio propio en la radio de Mario Pergolini? “En 2016 o 2017”, duda Muphasa y pide ayuda con la mirada. Como ocurre cuando están al aire, Juancín lo asiste con el dato preciso y recién ahí continúa: “Sí, fue a fines de 2016. Estábamos empezando a pensar la idea de generar contenido en el canal de YouTube de El Quinto Escalón. Algo que fuera aparte de las batallas, pero con los mismos pibes y dentro de nuestro mundo. Parte de esa misión era encontrar un partnership que nos diera las cosas que no teníamos. Queríamos cámaras, cromas, un staff y toda la técnica para poder armar esos contenidos. Y en el medio de varias charlas, pasó algo muy gracioso”, revela y suelta una risa cómplice. Sus compañeros entienden de lo que está hablando.

“Me llamó Juan Medina, uno de los tantos amigos del Quinto, un tipo muy religioso, y me dijo: ‘Tuve una visión, tenés que hablar con Pergolini porque él los va a ayudar. Va a haber un programa de radio’. Yo soy lo más ateo que existe, muy supersticioso, pero en honor a Juan Medina y a la historia que se podía llegar a generar, me empecé a mover. Conseguí una reunión con Mario [Pergolini], y más que el programa le planteé esto de los contenidos. Le dije que necesitábamos a alguien que nos diera la infraestructura para hacerlos. Le mostré los números de El Quinto Escalón, era un proyecto que ya estaba funcionando y que necesitaba el apoyo logístico y técnico para desarrollar la expansión que teníamos pensada. Mario accedió al toque, se superentusiasmó, y en el medio de esas negociaciones me preguntó si queríamos tener un programa. Yo ya venía haciendo una radio casera desde mi casa por streaming, en YouTube. Veeyam también tenía su programa. Era una pequeñísima programación de cuatro a seis horas, ciertos días, en nuestro canal. Solo audio, sin video ni nada”, relata Muphasa.

Los tres recuerdan cuando llegó la propuesta de Pergolini y no pueden evitar sonreír. “Agarramos viaje sin saber de qué se trataba”, confiesa Muphasa y agrega, entre risas: “¡Nadie nos armó ningún tutorial de nada!”. Lo primero que hizo fue hablar con su amigo Juan Ortelli, director de la revista Rolling Stone y jurado de batallas de freestyle. Él le recomendó que estudiara el caso de Stretch and Bobbito. “Es un programa de radio yanqui, muy legendario y muy casero, que después se convirtió en algo muy groso –sintetiza Muphasa–. Stretch es un DJ y Bobbito García es el conductor. El programa se maridaba de esa manera, en el balance de los dos. Por eso contacté a Veeyam, porque me pareció que tenía que haber una pata de DJing, la composición y el beatmaking. Además, él ya era el DJ de El Quinto Escalón. Por otro lado, nos estábamos ganando el espacio en gran parte por nuestro mérito en el ámbito de las batallas. Por eso, nada más apropiado que meter a Juancín, que es el capo en eso. El balance energético está en la mesa, necesitaba a uno que me bajara un cambio y a otro que me cebara”, asegura.

El resultado final de la fórmula fue exitoso. Por los micrófonos –y las cámaras– de Damn! pasaron varios de los referentes de ayer (Kase-O, ToteKing, Tata), de hoy (Nathy Peluso, Malajunta, Fianru) y también de mañana (Bejo, Bhavi, Seven Kayne). “La idea es hacer cosas que no se hacen en otro lado. Que se le dé un tratamiento al rap que no se le da en otros medios –explica Muphasa–. Ya hay chicos que están llenando teatros, y cuando van a una radio les preguntan qué es el rap. Acá todo ese trecho ya está caminado, acá se habla desde adentro del género. Nos escucha gente muy del palo y otra que quizás nunca escuchó rap. Nuestra tarea es mediar entre esos dos mundos sabiendo que no hay otro lugar igual”.

En ese sentido, Veeyam aporta su visión: “Para mí algo reimportante de Damn! es que un rapero, un beatmaker y un jurado de batallas le están hablando a un rapero, un beatmaker y un jurado de batallas. Es hablar de compañeros a compañeros”.