NACIONAL

59º Festival Nacional de Folklore: Cosquín busca su diversidad

Por Patricio Féminis |
  • Gentileza Prensa Cosquín
Se confirmó la grilla del festival de las músicas de raíz folklórica del enero cordobés. Con propuestas tradicionales, otras masivas y taquilleras, y artistas emergentes e independientes, Cosquín ofrece un panorama no exento de debates, polémicas y tensiones. Hablan Chango Spasiuk, La Bruja Salguero, Popi Spatocco, José Luis Aguirre y el secretario de programación Luis Barrera.

La noción de folklore no alcanza. Las creaciones y sonidos de raíz están en movimiento constante en todo el país. Y esa misma transición -estética e ideológica- estará reflejada en Cosquín 2019. Del 26 de enero al 3 de febrero de 2019, el 59º Festival Nacional de Folklore cordobés reunirá a las distintas visiones de la música popular argentina del siglo XXI.  

Así, las expresiones masivas y románticas del llamado folklore convivirán con las tendencias de vanguardia de la música argentina del siglo XXI. La taquilla y la búsqueda. La oda a los paisajes sin mensaje social y el canto de la tierra que expone las realidades y conflictos de los hombres y mujeres de estos tiempos.

Desde ya, los artistas masivos del folklore (aun con toques pop) permitirán asentar boleterías. Estarán Abel Pintos (el 29 de enero), Soledad (el 26), Luciano Pereyra (el 27), Los Tekis (el 31), Los Manseros Santiagueños (el 30) y el Chaqueño Palavecino (el 3 de febrero), entre otros. Además llegarán convocantes más selectos como Raly Barrionuevo, Dúo Coplanacu, Horacio Banegas, Los Carabajal, Orellana Lucca, y ascendentes como el cordobés José Luis Aguirre, La Charo o Milena Salamanca, entre muchos otros.

El 29, el virtuoso Nahuel Pennisi generará otra conmoción; el 29 y el 1º de febrero tocará por primera vez el potente cantautor chileno Nano Stern (la misma noche de Barrionuevo y de Pedro Aznar). Pero la música de raíz conectada al futuro girará ya desde la apertura de Cosquín 2019, con el homenaje a Mercedes Sosa: “Traigo un pueblo en mi voz” estará bajo la dirección musical de Popi Spatocco, con artistas en la línea de la Negra (León Gieco, Peteco Carabajal, Liliana Herrero, Teresa Parodi, Víctor Heredia, Julia Zenko y la misma Soledad) a la par de voces clave de hoy (Pennisi, el jujeño Bruno Arias, la riojana La Bruja Salguero y la catamarqueña Nadia Larcher).

A su vez, el 2 de febrero, la misma Salguero -Premio Consagración 2017- invitará al power trío rockero Eruca Sativa, que tiene un lazo de origen en los músicos de raíz folklórica de Córdoba. Y en esa misma Octava Luna, el Chango Spasiuk festejará -con su grupo- los 30 años de su consagración en Cosquín. Spasiuk le dice a Billboard: “Mostraré lo vivido, lo retrospectivo de mi música y mi sonido de ahora, que se proyecta hacia el futuro. Y quiero pasar el video de cuando hace treinta años me presentó Juan Carlos Saravia, de Los Chalchaleros, quienes me invitaron a tocar esa vez”.

“Posiblemente convoque al maestro Rafael Gíntoli, con el que desarrollé la suite Nordeste y muchos conciertos. También me gustaría invitar a un acordeonista muy joven para devolver lo que recibí hace treinta años –agrega el misionero–. Mi música no tiene ninguna especulación. Yo condenso mi experiencia, mis preguntas, mi búsqueda y lo que siento esencial en mí. Es como una comida que cocinás, y, cuanto más se reduce esa salsa, más se concentran los sabores”.

Polémicas y debates

Sin claudicaciones estéticas, Mercedes Sosa también es un puente a la MPA del siglo XXI. “Cosquín nos encargó este homenaje de 50 minutos con 12 voces para abrir el Festival. Reuniremos la mística de los artistas ya consagrados y la de los emergentes, que comparten la mirada ideológica de la Negra sobre la música popular”, dice Spatocco, que durante décadas fue pianista y arreglador de la cantora.

Los músicos acompañantes de “Traigo un pueblo en mi voz” son garantía. Junto al piano de Spatocco estarán Sebastián Henriquez en guitarra, Ricardo Cánepa en contrabajo, Juan Pablo Di Leone en vientos y Colo Belmonte en batería (más una orquesta y coro sorpresa). “Luego de que Mercedes falleció, sentí que la mejor manera de recordarla es a partir de celebraciones plurales”, sigue Spatocco. “La música de La Negra tiene ese carácter colectivo. No sólo fue apropiada por el pueblo de América Latina, sino por toda la comunidad artística. Ella fue nuestro mascarón de proa. Por eso, con auspicio de la Fundación Mercedes Sosa abordaremos a muchos de los grandes compositores que ella eternizó”.

Cosquín 2019 también respira el aroma de la crisis. ¿Qué retos vive la 59º edición? “La situación económica apremia, pero cada año lo sacamos adelante usando la imaginación: programamos a los artistas que participan de todos los festivales, pero con noches conceptuales, espectáculos compartidos e invitados. En general acordamos las mejores condiciones y el mejor horario con todos. No nos quedamos con las ganas de nada. Cosquín siempre sabe continuar”, dice el secretario de programación Luis Barrera.

Las críticas sobre la grilla 2019 suman un factor de época. Desde que el 26 de noviembre se confirmó la programación, en las redes sociales se lee: “Aún es mayoría el cupo masculino. Hay pocas mujeres programadas” y “falta mayor igualdad de género en Cosquín”. ¿Qué piensa Barrera? “La polémica es algo tradicional en torno a la grilla del Festival, pero disminuyó en los cuatro años que lleva la actual Comisión de organizadora”.

El secretario de programación enarbola otros auspicios para el Festival. “Destaco otros espectáculos de grupos que festejarán sus aniversarios. Los Guaraníes celebrarán 25 años de trayectoria, Los Manseros Santiagueños sus 60 años (¡algo impresionante!) y Los 4 de Córdoba sus 50, con invitados: Piti Fernández de Las Pastillas del Abuelo, Guillermo Novelis de La Mosca, el Indio Lucio Rojas y Facundo Toro”, dice, en otra mirada ecléctica, pero dentro de la línea conservadora del folklore cordobés.

Entre otras novedades, “tendremos diez escenarios en los espectáculos callejeros, habrá un escenario móvil, y agrandamos el certamen del Pre-Cosquín por los pedidos de nuevas sedes (llegamos a las 59 en todo el país). El Pre-Cosquín se va a extender del 4 al 19 de enero, y el 20 de enero será ‘La noche de los ganadores’. Por eso tuvimos que correr la fecha del Festival, que arrancará el 26”.

 Voces de apertura

La Bruja Salguero cuenta cómo surgió el cruce con Eruca Sativa para la Octava Luna de Cosquín de 2019. “Queremos contribuir al diálogo de las músicas argentinas desde una estética superadora. Ya no deberían existir fronteras. Al rock y a los sonidos de raíz nos une una misma pasión, una fuerza y un pensamiento. De hecho, los cruces del rock y el folklore se dan hace años, como Mercedes con Charly y Gieco, o Divididos con la obra de Atahualpa Yupanqui”.

La riojana medita unos segundos y detalla: “Mi primera juntada con Eruca Sativa fue cuando su guitarrista y cantante, Lula Bertoldi, me invitó en agosto al evento a beneficio ‘Así suena la lucha contra la trata’, en Palermo Groove, donde compartí con ellos, La Vela Puerca y Nonpalidece. Fue emocionante. Por eso mismo va a ser muy fuerte vibrar con Eruca Sativa en Cosquín”. La Bruja prosigue. “Es importante que haya más mujeres en los festivales del folklore y del rock. Nosotras poseemos una fuerza ancestral, una tripa guerrera tremenda, y quienes no nos toman en cuenta en los festivales se la pierden. Ojalá que más productores se contagien”.

La Bruja ofrece su análisis sobre la programación de Cosquín 2019. “Me parece que es una grilla muy inclusiva. Este quiebre se dio hace unos años y debemos celebrarlo, sobre todo quienes hacemos propuestas alternativas. Cosquín se juega con este cambio. Es natural que haya críticas. Pero no se puede conformar a todo el mundo. Yo pasé por muchos Cosquines, y cuando me programaron a las seis de la mañana prioricé ocupar ese espacio. Tenemos que ocupar los escenarios masivos con más propuestas alternativas”.

Pero en los últimos años, analiza La Bruja, hay “una apertura en Cosquín. El último año programaron en horario central a gente indispensable como José Luis Aguirre, Ramiro González, Mery Murúa, y muchos más. Esto tiene que sistematizarse para que el recambio de la música popular sea cada vez más visible. El respeto que veo en Cosquín no se da en otros festivales”.

El sustancial cantautor José Luis Aguirre tocará en la Octava Luna (el 2 de febrero) y  resuena hace años como uno de los candidatos para el Premio Consagración. Pero el cordobés de Traslasierra, que acaba de editar el disco Así como es, grabado en vivo en el Teatro Margarita Xirgu de Buenos Aires, y prepara otro de canciones inéditas, le dice a Billboard: “Más allá de los premios, lo que vale es el trabajo personal y el esfuerzo junto a mis compañeros para tocar en un lugar sagrado como Cosquín. Si alguna vez me toca ser Consagración estaré agradecido, porque me siento parte de una generación con una manera de mirar la música popular argentina”.

Respecto de la grilla del Cosquín y las polémicas, el cordobés dice: “Yo soy partidario de que se escuchen todas las maneras de expresar la música popular. Por supuesto, a los músicos independientes nos cuesta un poco más, pero así como en 2019 no estarán algunas voces, tocarán otros como Flor Castro y Josho González -de La Rioja-, o Presenta Trío -de Córdoba-. Todo va mutando. Ojalá que se cuide esa diversidad, para que los artistas emergentes siempre tengan su lugar en Cosquín”.