ENTREVISTAS

Mick Jagger: "Nos preparamos para no dañarnos mentalmente"

En una entrevista con The Associated Press, Jagger habló sobre la gira, sobre solo tener tres Grammy y sobre su participación en el nuevo (pero viejo) documental de Aretha Franklin, ‘Amazing Grace’, filmado en una iglesia de Los Ángeles en 1972.

El frontman de los Rolling Stones estará girando con su banda por Estados Unidos la próxima primavera; dice que los shows en vivo le siguen generando una adrenalina que no se compara con nada y que esa es la razón por la que a los 75 años sigue amando la gira.

“Cuando te parás en frente de todas esas personas, un batallón de elementos químicos atraviesan tu cuerpo… tus propios químicos, no unos que hayas consumido”, dice Mick Jagger riendo. “Seamos realistas, es un gran sacudón. Es como jugar al fútbol o algo así”.

Seguramente Jagger se sienta como un jugador de fútbol: estará tocando en los mismos estadios que las estrellas de la NFL desde el 20 de abril de 2019, cuando los Stones arranquen con su gira No Filter en Miami, para después continuar por el resto de los Estados Unidos.

 “Básicamente moldeás tu vida en torno a esas pocas horas que vas a estar arriba del escenario, y todo el resto se tiene que acomodar a eso. Por supuesto, podés disfrutar, pero estás todo el tiempo pensando en el próximo show”, dice. “Hay mucha preparación para que puedas atravesar por todo eso sin dañarte psicológica ni mentalmente. Pero lo disfruto”.

Estás componiendo nueva música. ¿En qué fase está?

-Va queriendo. Tengo mucho ya. Esta semana escribiré algunas letras. Es como si siempre estuviese jugando. Realmente disfruto del proceso de escribir. Uno siempre piensa que lo último que escribió es realmente maravilloso y a veces sucede que no es tan así (risas). Pero es muy divertido hacerlo y probar cosas nuevas.

¿Es necesario lanzar nueva música? Digo, el repertorio de la banda es extensivo…

-Creo que no hemos lanzado tanta música, y es una lástima. Así que espero que vengan muchas canciones más. Sí es verdad que tenemos un gran catálogo, pero cuando hacemos giras enormes como esta intento rastrear cositas que nunca hayamos tocado en vivo o que las hayamos tocado poco, intento mezclarlas con otras cosas, así no es siempre el mismo show. Es difícil: cuando hacés un gran espectáculo, hay ciertas canciones que la gente quiere oír –eso no significa que tengas que hacerlo–, y si no las tocamos, se quedan como “Ojalá hubiésemos escuchado esa”.

Sin embargo, a la gente le gustan las sorpresas. Su último álbum es de blues (Blue & Lonesome, 2016) y tuvo mucho éxito. De hecho, ganaron un Grammy este año.

-Eso estuvo bueno. No lo planeamos mucho, simplemente pasó. Fue muy divertido… canciones que conocemos desde hace años y tocábamos cuando éramos chicos, las sabemos muy bien. Salió genial y la respuesta fue increíble. Espero que todavía podamos salir con nuevas cosas.

Me sorprende que los Stones solo tengan tres Grammy, mientras que otros tienen 10 o 20. ¿Eso molesta?

-No, no me importan mucho los Grammy. No digo que no sea lindo ganar uno, es algo hermoso y se aprecia mucho. Pero no se me romperá el corazón si no gano un Grammy o si mi cuenta de Grammys no tiene tantos como otros.

Cambiemos de tema. Te vi en el documental de Aretha Franklin…

-¡Todavía no lo vi! Es un evento extraordinario. Se retrasó tanto que creo que Aretha no quiso que salga por alguna razón… hubo muchos problemas técnicos en el sonido, pero me alegro de que finalmente haya visto la luz. Estoy muy ansioso por verlo…. Los sermones de la iglesia... ¿Dejaron el sermón?

Sí, lo dejaron.

-Me acuerdo mucho de eso.

¿Qué más recuerdas de ese día?

-Fue realmente fascinante de principio a fin. Creo que fui con Charlie (Watts) y creo que también con Billy Preston, es muy posible, pero no sé si se ve. Fue un día increíble, realmente fantástico, en la iglesia, algo que no he tenido por un tiempo.

¿Qué recuerdas sobre trabajar con el cineasta Nicolas Roeg, quien murió hace un par de días, y te dirigió en Performance en la década de 1970?

-Él era un maravilloso cineasta y solo trabajé con él esa vez, él era codirector. Y era un gran director de fotografía, hizo algunas películas geniales; era muy peculiar y todas sus películas eran muy diferentes entre sí. Hizo un gran trabajo y tuvo una larga vida y estoy triste porque falleció, pero siempre recuerdo haber trabajado con él; alguien maravilloso para trabajar.

Estuviste produciendo mucho, desde programas de TV hasta documentales. ¿Te gustaría hacer algo de actuación?

-Recién termino de hacer un cameo en una película, un thriller bastante enroscado: The Burnt Orange Heresy. Lo rodamos en Italia, y saldrá el año que viene. Fue una parte pequeña, pero muy divertido.