ENTREVISTAS

Spiritualized: "Soy libre otra vez"

  • Gentileza Spiritualized
Los niveles de perfeccionismo y obsesión que dominaron a Jason Pierce durante la grabación y producción de su octavo álbum lo obligaron a pensar que es el último. "Tendré que encontrar una nueva forma de hacerlos".

Jason Pierce, el nombre detrás de Spiritualized –el proyecto que siguió luego de la disolución de Spacemen 3–, publica su octavo álbum, And Nothing Hurt. Lo hace después de seis años desde su antecesor “Sweet Heart, Sweet Light”. El proceso fue intenso: lo grabó él solo y lo produjo también, en su casa de Londres. Se lo escucha tedioso. Parece como si el álbum le hubiese absorbido toda su energía. Y confirma esta idea al anunciar que será el último: “Fue demasiado”.

A Pierce no le interesa gustar. De hecho, antes de empezar la entrevista, escupe: “Los días dedicados a las entrevistas es como un extraño experimento de cocaína: hacés lo mismo una y otra vez. Respondés las mismas preguntas, pero está bien. Está todo bien…”.

¿Cómo fue grabar el disco vos solo? ¿Con qué limitaciones te encontraste?

-Lo encuentro más difícil a medida que envejezco. Empecé ambicioso, diciendo "Sí, esto va a funcionar", pero a medida que me hago mayor me resulta más difícil hacerlo. Tenía la idea de hacer una gran sesión como Miles Davis o Ray Charles. Pero no tenía el dinero para hacerlo, entonces dije “Tal vez pueda hacer algo más pequeño”. Así que compré una computadora portátil para ahorrar tiempo. Sabía que haría esto por un rato, pero demoró mucho más de lo que pensé.
Todo comenzó a partir de esas grandes sesiones de estudio, al estilo Charles. A medida que avanzaba, me obsesioné más con su esencia, y cuando terminé apenas podía escuchar la música de otras personas. Estaba perdido en este pequeño mundo que hice. Así que fue poder lanzarlo. Soy libre de nuevo. Estoy un poco empachado de música en este momento. Hice toda la música que no hice mientras estuve fuera del juego.

¿Es una manera de hacer catarsis?

-Sí, probablemente. Pero también tengo la sensación de que puedo atar cabos a través de la música: ver cómo The Stooges están vinculados a MC5 y a John Coltraine. Siento que cada vez que hago una grabación, puedo acercar las distancias.

Este álbum abarca la temática del paso del tiempo. ¿Te asusta?

-No, en absoluto. Pero sentí que era realmente importante hacer un disco que reflejara quién soy ahora. Muchas personas intentan tener el mismo lenguaje y el mismo estilo que hace 20 años. A medida que crecen, sus registros no necesitan ser tan buenos. Solo necesitan volver a la carretera. Hay mucha presión. Todavía escribo música que sí importa. Tiene que valer la pena lanzarla ahí fuera; no sirve si solo tenés música nueva para volver a la gira. Así que el tiempo viene con más responsabilidades a medida que envejezco, pero no me asusta. No hay arrepentimiento, solo nostalgia. Solo intento atrapar la sensación del paso del tiempo, pero no con tristeza… bueno, tal vez un poco.

¿Qué cambios hay en la industria en los últimos 20 años?

-Mucho cambió. Siempre pensé que la industria es la peor parte de la música. La venta y todo eso. A los fanáticos de la música nunca se les da suficiente respeto. Siempre hay algo tratando de sacarles más dinero. Es por eso que siento una gran responsabilidad de evitarlo. Quiero asegurarme de que todo lo que tengo para ofrecer sea lo mejor posible. Y tal vez la gente quiera cosas más rápido ahora. Y el cambio es más rápido. Existe la sensación de que, como nadie puede vender un disco, los artistas no deberíamos poner tanto esfuerzo en ellos. Deberíamos simplemente lanzarlos y volver a la carretera. Me gusta el hecho de que la música sea fácil de encontrar. Cuando era más joven, a veces escuchaba el nombre de una banda y me llevaba 8 o 9 años encontrar el disco. Ahora podés buscarlo on-line. Me sigue pareciendo sorprendente.

Dijiste que este sería tu último álbum. ¿Por qué tomaste esta decisión?

-Siento que tejido una red muy grande al hacer este álbum, fue demasiado. Quiero que cada parte de este álbum sea perfecta, que funcione, que te haga viajar a distintas partes, que todas sean igual de importantes. No quiero que sea solo dos o tres buenas ideas y el resto que no sirva. No voy a dejar de hacer música. Solo sé que un álbum necesita mucho de mí mentalmente. Parece una locura hundirse en eso cada vez. Hay una especie de demencia involucrada en la realización de los discos. Me gustaría encontrar una nueva forma. Si voy a hacer un nuevo álbum, voy a tener que encontrar una nueva forma de hacerlo. Además, mientras armo un disco, no quiero excluir más cosas que amo de mi vida. Terminé siendo esto ... Estoy obsesionado con esta pieza.

¿Hay planes de venir a la Argentina?

-Sí, seguro. Cuando terminamos la grabación, no hubo mucho tiempo para programas más fechas. Creo que será a partir del próximo año, ese es el plan. Me gusta tocar en vivo, me gusta encontrar formas de hacer estas pequeñas canciones en shows increíbles.