TRAP

Agus Padilla: Un pleno al escenario

Por Martín Sanzano |
  • PH: Tute Delacroix
Si se tratara de establecer récords, ostentaría el de ser la más joven de toda esta camada de nuevos artistas de la escena latina del trap. La uruguaya de 16 años dio sus primeros pasos a los 11 en un programa de talentos de la TV de su país. Salió primera en canto, pero segunda en el concurso general, lo que la motivó para seguir adelante.

A los 12, empezó a subir videos a su perfil de Facebook. Hacía covers de Adele y hasta de clásicos mexicanos. Lo suyo era cantar, lo tenía muy claro, y los comentarios de sus amigos y familiares se lo reafirmaban. A los 13, se animó a versionar un reggaetón y, para su sorpresa, llegó al millón de reproducciones en la red social. “La gente me pedía más canciones, no lo podía creer”, recuerda Agus.

A los 15, firmó un contrato con la productora NES y comenzó formalmente su carrera con el tema “Ni tu amiga ni tu amante”, un reggaetón que ya superó los 45 millones de reproducciones en YouTube y que recordará para siempre como su primer hit.

Según cuenta, su familia la apoyó desde el minuto cero, pero al principio pensaban que el asunto del canto no era más que un hobbie. En la escuela se anotaba en todo lo que tuviera que ver con música: coros, actos, festivales. Hoy ya es su trabajo, pero todavía se niega a verlo de esa manera. “Cuando hacés lo que te gusta, no te cuesta, te sale de adentro”, asegura.  

Agus cuenta con un equipo de trabajo que depende de ella y se lo toma muy en serio. Aunque todavía está en plena adolescencia, tiene responsabilidades, metas, viajes, compromisos. Debe cuidar su imagen. Su parte favorita de todo eso es el escenario, donde se siente “al cien por cien”, dice. Y asegura que lo que más le sorprende es la velocidad con la que le están pasando las cosas.

Con apenas un año de carrera, alcanzó un punto muy alto que ni siquiera había soñado: cantar en el otro extremo del continente ante más de 20.000 personas. Fue en el marco del festival Calibash, en Las Vegas, Estados Unidos. Y todavía no lo puede creer. “No soy de demostrar mucho lo que me pasa, más bien soy de guardarme las cosas. Por afuera parezco tranquila, pero por adentro estoy saltando. Cuando estaba por salir al escenario en Las Vegas me emocioné como nunca”, recuerda.

Agus no tiene demasiado tiempo para detenerse a rememorar sus logros. Lo de Las Vegas ya quedó atrás, como el día que abrió el show de Daddy Yankee en Montevideo, cuando compartió escenario con Bad Bunny o cuando cumplió la fantasía de conocer a Ozuna, uno de los primeros artistas que versionó en aquellos videos que subía a Facebook. “Todo esto lo soñé desde chiquitita”, asegura. Hoy lo está cumpliendo.

 

😈

Una publicación compartida de • Agus Padilla • (@aguss_padillaa) el