VIVO

Mueva Fest en el Gran Rex: El bombazo del trap

Por Martín Sanzano |
  • Gentileza MUEVA Records
  • Gentileza MUEVA Records
  • Gentileza MUEVA Records
  • Gentileza MUEVA Records
  • Gentileza MUEVA Records
  • Gentileza MUEVA Records
  • Gentileza MUEVA Records
  • Gentileza MUEVA Records
Seven Kayne, Cazzu, Ecko, Bhavi y Khea animaron la fiesta del viernes en el teatro porteño, y confirmaron que el trap es algo más que una moda.

Seven Kayne, Cazzu, Bhavi, Ecko y Khea. Los nombres vienen juntos, como en combo, escritos uno abajo del otro en afiches, remeras, gorras y llaveros. El Mueva Fest es la excusa para juntar a estos artistas –y otros que van a sumarse– en el escenario del Gran Rex, en plena avenida Corrientes.

El promedio de edad del público es difícil de calcular porque a los más jóvenes, de entre 10 y 15 años, hay que sumarles a los mayores de 40, que son todos esos padres que acompañaron. “Sold out”, repiten productores y acomodadores mientras corren de un lado a otro. Un maestro de ceremonias digno de boliche aprovecha que todavía está cerrado el telón y empieza a arengar al público. El griterío es ensordecedor, sobre todo cuando anuncia a las estrellas: “¡Seven Kayne! ¡Cazzu! ¡Ecko! ¡Khea!”, dice como de memoria.

Cuando Seven Kayne sale al escenario, suenan las primeras notas de “Atrapado” y se produce la primera explosión de la noche. “Atrapao', atrapao'/Me tiene atrapado/Condenao', condenao'/Estoy condenado”, canta el joven, pero apenas se lo puede escuchar: los gritos son más fuertes.

El escenario está dispuesto para las diferentes variantes. Hay espacio para los artistas que se acompañan con banda (batería, guitarra y bajo), y también para los que usan un DJ, con una plataforma que emula a la de los festivales de música electrónica. La estructura enorme está cubierta por pantallas gigantes que sirven para proyectar animaciones y parte de los videoclips de cada tema.

Después de Seven Kayne y sus músicos, aparecen Cazzu y su legión de chicas. En la plataforma, una DJ, y a su alrededor un grupo de bailarinas vestidas con tonos verdes que barren del escenario cualquier atisbo de masculinidad. Es la hora de las mujeres y la confirmación llega cuando le hace caso a su público y canta “Chapiadora”, su hit: “Chapi, Chapi, Chapi, Chapi, Chapiadora/Si no entendé' cómo algunas de mis gata' te asesora'/Todos esos bobos, compra' trago' caro' para mí/Si no te doy nada a cambio es porque nada te pedí”.

Para que el combo Mueva Records tuviera sentido, faltaba un nombre, Omar Varela, alma mater del sello y responsable del sonido que llenó el Gran Rex. Por eso se dio el gusto de subir unos minutos al escenario para hacer un set en las bandejas con una inclinación clara a sus raíces: el dubstep. Su aparición, sin embargo, fue solo un aperitivo para uno de los platos más fuertes de la noche: Ecko, que provocó la segunda explosión y hasta se animó a hacer un freestyle recordando sus mejores épocas en El Quinto Escalón. Ecko también dio uno de los momentos más aplaudidos de la jornada, cuando apareció su mamá por sorpresa sosteniendo una torta e invitando a todo el teatro a cantarle el feliz cumpleaños a su nene. “Es el mejor cumpleaños de mi vida”, aseguró el joven de 19 años.

Luego de un show breve en solitario de Bhavi, que ya había aparecido como invitado, la última explosión de la noche estuvo a cargo de la figura más importante. Todos saben, tanto arriba como abajo del escenario, que Khea es la estrella del sello. Y parece que nadie tiene problema en admitirlo.

El público grita su nombre hasta que se abre el telón y aparece él, con un tapado negro y su mechón rubio tapándole la cara. Toca sus hits, con “BUHO” y “She Don't Give a FO” en la lista, claro. Pero todos vinieron a cantar una sola canción, “Loca”, que se transformó en la más importante de Mueva Records. Con Cazzu, Ecko, Seven Kayne y todo el equipo arriba del escenario, Khea se apoya en su gente y cierra una noche que, según asegura, es histórica. Y cuesta pensar que se equivoca.