Coca-Cola For Me presenta:

Bebe: "Apoyo el feminismo cuando es coherente, pero a veces llega a un punto violento"

Tras su presentación en el ciclo ‘Únicos’ que tuvo lugar en el Teatro Colón, la española pasó por los estudios de Coca-Cola For Me y habló con Billboard AR sobre su presente cerca del reggaetón, Lali y el feminismo.


“Con Lali ya queríamos arremangarnos los vestidos y salir al parque a tocar rock 'n' roll; hubiésemos cantado una hora más si era por nosotras”, cuenta Bebe a Billboard AR en los estudios de Coca-Cola For Me. La artista española conoció a la argentina unos días antes del show Elegidas Argentinas y Españolas, bajo el marco del ciclo ‘Únicos’ que tuvo lugar en el Teatro Colón. “La niña es divina, el que nos juntó hizo muy bien. Lali tiene una energía y una luz enorme, fue un gusto cantar con ella.”

Bebe se siente cómoda en la era de los singles que rige la industria actualmente. “Hacer un disco entero es complicado, es un proceso fuerte y lleva un trabajo largo, lo que hace que a veces no se trabaje como se debe porque las compañías tienen varios artistas. Cuando vas single por single, vas más ordenada”, explica.

La cantante de "Malo" se adentró de lleno en el reggaetón para sus próximas canciones, que sucederán su álbum del 2016, Cambio de piel. “Siempre quise hacer reggaetón y hace poco estuve un mes en Medellín, fui a la meca”. La española llegó a los estudios con sus letras y melodías, pero terminó desarrollando otra dinámica de trabajo. “Fue una experiencia muy enriquecedora, su forma de trabajar difiere mucho de la mía. Están acostumbrados a trabajar las canciones de principio a final y yo soy muy anárquica para componer. Los ritmos de escritura son diferentes”, dice y luego agrega: “La gente en España piensa que hacer reggaetón es fácil, pero no; como todo, también tiene sus complicaciones, sus reglas y su métrica”.

Hoy hay varios artistas españoles que se acercan más a lo latino que al clásico sonido español, como C. Tangana o Arce.

-Los amo, son políticamente incorrectos, son irreverentes y la música necesitaba eso, al menos en España. Para entenderlos, hay que querer entenderlos también. No se puede andar con prejuicios en la vida, y menos en la música. Hay que escuchar todo. Lo políticamente correcto me parece una forma de censura bastante fuerte.

¿Cómo ves al feminismo en el nivel internacional?

-Es un tema muy amplio y nos estamos quedando en la violencia, evidentemente. Hay que erradicarla, pero el feminismo está llegando a punto radical que se vuelve violento también. Estoy a favor del feminismo más puro, ahora mismo lo estamos nublando con muchas tonterías. Debemos centrarnos en la educación que damos a nuestros hijos, tanto en las mujeres como en los hombres. Tiene que haber un trabajo en equipo; enfrentarnos con el hombre es ridículo. Hay que luchar por la igualdad en los trabajos y muchos otros ámbitos, pero hagámoslo cómo se debe hacer. Apoyo la causa feminista cuando es coherente, cuando no lo es, no la apoyo. Tenemos que ser más cómplices, así es como se consiguen más cosas. La violencia con violencia solo debe existir cuando es absolutamente necesaria. El feminismo tiene que ser fuerte, alegre y tener un actitud positiva; ahora casi que está mal ser hombre.