DOCUMENTALES

El último grito de George Michael

Por Steve Dollar |
  • CORTESÍA DE DAVID AUSTIN/SHOWTIME.
En un próximo documental revelador, el cantante ensaya su legado con sus propias palabras.

Antes de morir, el 25 de diciembre de 2016, George Michael estaba preparando en secreto su último grito: el documental de 90 minutos George Michael: Freedom. “George se encontraba editando el film el 23 de diciembre –recuerda David Austin, mánager de Michael y codirector del proyecto–. Justo habíamos estado con Nile Rodgers en Londres. Y eso fue todo, realmente. La Navidad llegó”. Michael, que sucumbió a problemas del corazón y del hígado a los 53 años, fue uno de los artistas pop más renombrados tanto como miembro de Wham! como por su carrera solista. Vendió un estimado de 13,3 millones de copias por sí mismo, según Nielsen Music.

La película, que sirve como el último testimonio de la estrella británica, se enfoca en el ambicioso período de grabación de su álbum solista Listen Without Prejudice Vol. 1 (1990) y su consecuente enfrentamiento legal con Sony por su contrato discográfico. Stevie Wonder, Mary J. Blige, Elton John y las cinco supermodelos del videoclip de Freedom! ’90, incluidas Naomi Campbell y Cindy Crawford, relatan memorias personales del cantante, mientras los comediantes amigos James Corden y Ricky Gervais ofrecen comentarios alegres. “La idea original detrás del documental –dice Austin– era ayudar a promocionar el relanzamiento del clásico álbum, empujada por el descubrimiento en los archivos de Sony de unos 23.000 metros de cinta de video en 35 mm capturados por el director David Fincher para el video de Freedom! ’90”. Pero el proyecto creció en alcance: “De repente se armó una bola de nieve –agrega Austin– y se volvió algo mucho más grande luego de que George decidió agregar un montón de capas”.

Austin recuerda haber encontrado una “pequeña bolsa refrigerante en una alacena” que contenía una olvidada caja con casetes de la videocámara llena de películas caseras de la pareja brasileña de Michael, Anselmo Feleppa, quien murió por complicaciones con el sida en 1993.

Austin dice que él “avanzó muy cuidadosamente” respecto de las relaciones privadas de su representado, “porque no sabía cuánto de todo el material habría querido utilizar George en la película”. Lo que hizo fue apropiado, ya que la historia se convierte en el corazón emotivo del documental.

Para Freedom, Michael, que raramente daba entrevistas, se sentó por dos horas y media con la presentadora radial de la BBC Kirsty Young: su asombrosa y su conmovedora sinceridad está narrada todo el tiempo. Cerca del final de la película, un entrevistador distinto le pide al cantante que escriba su propio epitafio: “Me gustaría ser recordado como uno de esos últimos tipos de grandes estrellas del pop, en el sentido de que hay cierto glamour allí –dice Michael–. Pero realmente solo se trata de las canciones, y espero que la gente piense en mí como alguien que tiene algo de integridad”. El cantante sonríe tímidamente y agrega: “Muy poco probable”.