LIBROS

La viuda de Ian Curtis pone la lupa sobre Joy Division

Por Walter Lezcano |
Atravesar el dolor de una pérdida irreparable puede llevarte a la locura. O a la salvación. Debbie Curtis, luego del suicidio de su esposo (que, además, fue la voz de una generación), eligió el segundo camino y, al final del túnel, pudo vislumbrar un libro que ahora, luego de haberse publicado por primera vez en 1995, llega a las mesas de novedades argentinas.

Título: Touching from a Distance. Ian Curtis y Joy Division
Autora: Debbie Curtis
Editorial: Dobra Robota Editora

Touching from a Distance. Ian Curtis y Joy División es una biografía muy esperada que cumple con todas las leyes del género y es clásica en su factura: tiene información y declaraciones de los protagonistas, está muy bien contada y resulta atractiva como lo fue la música –que tiene el tamaño de un mundo– de Joy Division y la imagen poderosa, cautivante, de Ian Curtis. Pero lo que hay detrás de cierta efectividad y oficio, como un magma profundo y doloroso, es la fuerza que tuvo que sobrellevar Debbie Curtis para mirar tan de cerca la vida de su esposo muerto.

Oriundo de Manchester, cuando era una ciudad sin ninguna mística, Ian Curtis siempre supo que deseaba que su vida girara alrededor del rock. Inteligente, intuitivo, epiléptico y cargado de magnetismo, con Joy Division creó un monstruo que de algún modo se lo devoró. En ese sentido, su vida fue trágica porque se va cuando su banda ya está alcanzando lo que tanto deseaba.

Con una muy buena traducción de Juan Martese y un prólogo prescindible de Jon Savage, Touching from a Distance. Ian Curtis y Joy Division es un viaje a la experiencia de un ser humano complejo que dejó este plano de la existencia hace mucho tiempo, pero cuya estela luminosa aún sigue conmoviendo.