SHOWS

The Vamps: gritos y flashes en el Luna Park

  • Foto: Elias Mendez.
  • Foto: Elias Mendez.
  • Foto: Elias Mendez.
  • Foto: Elias Mendez.
  • Foto: Elias Mendez.
  • Foto: Elias Mendez.
A poco más de un año de su debut en Argentina, los británicos volvieron para presentar su tercer álbum de estudio, ‘Night & Day’, y contaron con Tini Stoessel como invitada especial.

Cuando un periodista va a cubrir un show de The Vamps, hay dos cosas que le quedan bien claras. La primera, es que se debe llevar tapones para cuidar los oídos de los gritos frenéticos. La segunda, es que muchas adolescentes despertarán afónicas al otro día. Anoche, los británicos presentaron su último álbum, Night & Day, en el Luna Park, y para la sorpresa de nadie, generaron lo que suelen generar los cuartetos británicos: gritos, gritos y más gritos. Obviando las distancias temporales, le podemos sumar flashes, flashes y más flashes.

El calentamiento vocal estuvo a cargo del trío inglés New Hope Club, quienes son la banda elegida por The Vamps para abrir los shows de su nueva gira mundial. Con un solo álbum en su haber, completaron la hora de recital con covers de Despacito −en su versión con Justin Bieber− y el single de Harry Styles Sign of the Times.

Las luces se apagaron y las baquetas rojo fosforescente de Tristan Evans marcaron el comienzo del show. “Hola, Argentina. Hola, lindas chicas. I’m right?”, preguntó al micrófono el frontman Bradley Simpson, tras cantar Wild Heart, de su primer álbum. Sobre los certeros golpes de Tristan, el ordenado bajo de Connor Ball y los riffs de James McVey, Brad es quien comanda la fiesta. “¿Tienen gafas? Pónganselas, esta es una canción de fiesta”, ordenó al público antes de Hands.

Después de Somebody to You, los primeros acordes de It’s a Lie presagiaron la entrada de Tini Stoessel en escena y en la canción más latina de la noche, la argentina bancó la parada moviendo las caderas. La cantante conoció en persona al cuarteto unos días atrás, en el show de Brasil (el contacto para grabar el track fue vía Facetime).

Bajaron el ritmo zapando un poco, se presentaron y James admitió: “Este fue el disco más honesto que grabamos”. En Sad Song, Brad jugó con el público, le pidió a medio estadio que cantara “So hold on, baby” y a la otra mitad que respondiera “Know you drive me crazy”. El segundo y último invitado de la noche fue el cantante italiano y excompañero de Tini en Violetta, Ruggero Pasquarelli: juntos hicieron el hit Oh Cecilia (Breaking My Heart).

Hubo un momento en que los gritos fueron casi más que la música y fue cuando las adolescentes se dieron cuenta que el piano traía el comienzo de In the Middle Night. Tras un el típico amague pidiendo por una arenga de vuelta, cerraron la noche con la primera presentación en vivo de Staying Up, su último single featuring Matoma, y Can We Dance.