ENTREVISTAS

Natiruts: el reggae según Brasil

Por Alejandro Panfil |
Alexandre Carlo, líder de la banda brasileña de reggae, charló con Billboard antes de su paso por la Argentina, con fechas en Rosario, Mar del Plata y el Luna Park de Buenos Aires.

Brasilia no tiene playa, ni surf ni ningún elemento de esos que habitualmente se asocian rápidamente con el reggae. Su paisaje de asfalto y cemento, planificado hasta el último detalle y construido sobre un terreno virgen, tuvo como consecuencia lógica que un puñado de chicos aburridos y aislados del resto del mundo formaran Legião Urbana, Capital Inicial y Plebe Rude, entre otras bandas que serían grandes y fundamentales para el rock brasileño. A priori, no era el contexto ideal para el reggae de Natiruts, que en 1996 se diferenció del movimiento roquero cantándole a la naturaleza y a la espiritualidad, como si fuese una especie de reivindicación de la tierra sobre la que se erigió, casi de un día para el otro, la nueva capital del país a comienzos de los años 60.

Del otro lado de la línea, Alexandre Carlo, nativo de Brasilia y líder de la exitosa banda que se prepara para tocar el 15 de agosto en el Luna Park de Buenos Aires, le cuenta a Billboard cómo es eso de haber hecho reggae en una ciudad netamente roquera.

¿Qué significa Brasilia para ustedes, una ciudad fundamental para el rock de Brasil y no precisamente para el reggae?

- Significa mucho, pero Natiruts fue un contrapunto cuando surgió en los años 90, porque la retórica del rock siempre fue esencialmente más urbana y política, hablaba sobre las cosas de la ciudad, y en cambio Natiruts, con su reggae, surgió hablando de espiritualidad y naturaleza. De todos modos, hicimos un camino juntos con el rock, como fue siempre: Bob Marley fue a Londres y conoció a Mick Jagger, y eso posibilitó que el reggae y el rock siempre fueran a la par.

Acaba de salir a la venta Índigo cristal en toda Latinoamérica, ¿existe a esta altura de tu vida cierto nerviosismo ante la salida de un nuevo disco?

- Sí, claro, muchísimo nerviosismo y mucha ansiedad, porque es casi como tener un hijo. Y por más que ya tengas hijos, el que va a nacer es siempre una sorpresa y una sensación diferente, y con los discos pasa lo mismo. Entonces es una emoción muy grande y tenemos mucha expectativa por la opinión que vayan a tener quienes lo escuchen; pero en líneas generales, es una buena sensación lo que nos pasa.

En este disco muestran una gran combinación de estilos, más allá de que la base siempre es el reggae…

- Tenemos mucha influencia del reggae desde el principio y ya es una característica de Natiruts, pero lo más importante es ser sincero con uno mismo, porque si el artista no es sincero consigo mismo tampoco lo va a ser con su público. Nosotros trabajamos con arte, y el arte es sentimiento, por eso no queremos ser esclavos del mercado o de fórmulas establecidas. Para mí sería más fácil escuchar los discos de Bob Marley y hacer una cosa parecida, pero no estaría siendo sincero conmigo y consecuentemente con las personas que nos escuchan. De todos modos, las personas pueden criticar tu trabajo y está bueno mientras sea constructivo. Pero, ante todo, nosotros debemos ser honestos.

En el video de Sol de meu amanhecer participaron Diogo Sales y Raissa Santana. ¿Eran conocidos de la banda?

- No, nos conocimos en la grabación del video y ambos son muy talentosos. Diogo es un gran actor, es conocido mundialmente por Game of Thrones y vive en Londres; y Raissa fue Miss Brasil 2016. Es muy importante la presencia de la mujer negra brasileña, y Raissa, además de ser muy bonita, es una persona muy consciente de su posición como mujer negra y también de los derechos de la mujer. Por eso fue un placer muy grande contar con ellos en el video.