ENTREVISTAS

Ed Sheeran: “Las mejores canciones llegan cuando estás cansado”

Por Cathy Applefeld Olson |
  • PH: Meredith Jenks
El inglés revela sus deseos como colaborador y las canciones que le hubiera gustado quedarse mientras recibe un premio honorífico en el Salón de la Fama de los Compositores.

Con solo 26 años, el prolífico Ed Sheeran encaja mejor que nadie para llevarse el premio Hal David Starlight del Salón de la Fama de los Compositores. El galardón se entrega desde 2004 a aquellos jóvenes compositores que lograron un impacto fuerte en la industria de la música gracias a la originalidad de sus canciones. El inglés lo recibió en la inducción del 15 de junio pasado, en Nueva York. Antes de la premiación, Sheeran habló con Billboard sobre el delicado balance entre cuáles canciones guardarse para sí y cuáles entregar a otros artistas, la canción que le hubiera gustado escribir y su rutina antes de salir al escenario.

Tu último hit, Shape of You, fue originalmente pensado para Rihanna. ¿Qué tan seguido escribís canciones para otros que te gustaría quedarte?

Rita Ora está por estrenar una canción en un par de semanas, ni siquiera sé qué título le pusieron [finalmente la titularon Your Song y fue tendencia en el Reino Unido la semana del 5 de junio], y si no hubiera ido para ella, la habría lanzado yo. Shape of You fue pensada originalmente para Little Mix y Rihanna. Era algo que no tenía en mente, pero, digo, lo mismo pasa con muchas canciones que fueron pensadas para mí y terminaron siendo proyectos de otros. Algunos temas del álbum de One Direction empezaron siendo para mí y terminaron en el disco de ellos.

¿Te escuchás a vos mismo en las canciones que interpretan otros artistas?

Las veces que puedo, si hay una canción que lleva mi crédito, trato de que lleve algo distintivo de mí, como una especie de sello. Incluso, si soy yo poniendo algunas voces de fondo o tocando la guitarra, intento que cuenten con elementos de canciones en las que estuve involucrado. Es como tener algo en el trasfondo. Es subliminal, pero está ahí.

The A Team, el single con que explotaste, tiene una historia poderosa detrás…

Fue compuesta en 2009, y en ese entonces estaba dando conciertos alrededor de Londres. Uno de mis amigos manejaba un centro para personas sin hogar en el este de Londres para darles alimentos en Navidad, y él me dijo: “Vení y tocá para ellos”, así que fui y terminé conversando con una chica llamada Angel. Yo tenía 18 y no sabía demasiado sobre el mundo. Crecí en las afueras, y desde allí no ves semejante nivel de adicción a las drogas, solo algo de alcoholismo. Encontrarte con eso en la gran ciudad y cómo puede afectar a las personas me hizo abrir los ojos. Yo estaba viviendo en una casa de estudiantes a una hora de Londres, y recuerdo haber vuelto y escribir y grabar el demo en iMovie, porque no tenía otra cosa donde grabarlo. Fue muy rápido; una canción en 20 minutos. Algunas pueden tomar una hora, dos o un día entero, pero creo que las mejores que yo escribí las hice en 20 minutos.

¿Hay alguna canción que no se haya convertido en hit y que sea especial para vos?

Escribí I See Fire para la película del Hobbit [El hobbit: La desolación de Smaug], y nunca llegó a la radio porque salió a través de un sello con el cual no firmé, así que nadie estuvo autorizado a lanzarla en radio. Tuve la oportunidad de escribir, grabar y producir todo, así que fue la primera vez que trabajé como productor de canciones. Volé a Nueva Zelanda y vi el Hobbit con un importante jet lag, pero el CGI todavía no estaba, así que fue un poco áspero. Luego subí hacia el pequeño estudio y escribí esa canción con una producción tosca y tuve que tocar todo el día siguiente y luego volver a casa. Fue muy rápido, pero es una de las canciones que más me enorgullecen, porque tuve que crear cada detalle de ella.

Y la escribiste con jet lag, incluso más complicado…

Creo que las mejores canciones también llegan cuando estás cansado. Componer parece que se hace más a la noche que a la mañana; o, más bien, muy a la mañana.

¿Entonces sos un búho nocturno?

Creo que sí. Pienso que las canciones que más significado tienen para mí fueron escritas bien a la noche, pero escribo durante el día porque la mayoría de los productores trabajan a esas horas. Recuerdo hacer Shape of You en el estudio, y fue la primera canción que escribimos aquel día, a las 11 de la mañana.

¿Qué canción que no escribiste te hubiera gustado haber creado?

Hay una de Labrinth llamada Jealous que simplemente amo. La toqué para otros compositores, y opinaron lo mismo que yo: les hubiera gustado componerla. Tiene un concepto fantástico, es fantásticamente emotiva, simple, y como la mejor clase de canciones: no demasiado complicada, pero al escucharla, suena real. Recuerdo oírla y dejarme caer, y que pase algo así para mí es muy poderoso.

¿Con qué artista que nunca trabajaste te gustaría colaborar?

Creo que Beyoncé sería alguien genial para trabajar. Tuve la fortuna de tocar con ella, y tiene una energía y una mentalidad increíbles.

¿Qué estás escuchando ahora que te entusiasme?

¿Sabés qué? Los muchachos con los que estoy de gira tocaron en el álbum de Kaleo, y eso suena genial.

¿Eso es lo que escuchás antes de salir al escenario?

Realmente no tuve tiempo de escuchar música. Mi camarín está siempre lleno de amigos y familia, así que no puedo poner discos. Ellos suelen irse dos minutos antes de que yo suba al escenario, esa es mi rutina… probablemente deba cambiarla [risas].