DOCUMENTALES

Eagles of Death Metal: la acción después del dolor

Por Melinda Newman |
  • Foto: Rainer Hosch
El grupo se sumó al director Colin Hanks para un nuevo documental sobre lo que pasó en el Bataclan y los acontecimientos que siguieron. “Esto es para los que estuvieron ahí”, afirma Hanks.

Después del ataque terrorista del 13 de noviembre de 2015 en Le Bataclan, el actor y director Colin Hanks encaró a Eagles of Death Metal. Su idea era hacer una crónica del camino que el grupo atravesó después de la trágica noche. Pero Josh Homme, el cofundador del grupo, le dijo que no. Sentado en el estudio A de United Recordings, el baterista de 43 años y líder de Queens of the Stone Age recuerda que le dijo “Mantenete lo más lejos posible de esto. No te metas. No vas a dormir”.

Hanks decidió no escucharlo. Eagles Of Death Metal: Nos Amis (Our Friends) debuta el 13 de febrero por HBO y cuenta la dolorosa historia del violento ataque que dejó 90 muertos. Lo hace en boca de la banda y de algunos fans que estuvieron allí. Al mismo tiempo, muestra el espíritu del grupo al regresar a París tres meses después, con un equipo de plomos reducido. Tiene un enfoque sin tapujos al usar planos detalle para capturar las emociones de los sujetos.

“Pensé que esta era una buena manera de hacer algo positivo, no solo para la banda, sino también para la gente que estuvo ahí”, dice el director de 39 años, hijo de Tom Hanks, que también dirigió All Things Must Pass: The Rise and Fall of Tower Records. Hanks tardó siete años en completar el documental. En cambio Nos Amis, el primero a través de Live Nation Productions, fue realizado en siete meses.

Algo que ayudó a Hanks fue el hecho de ser amigo desde hace años de Homme y Jesse Hughes, frontman de EODM, después de conocerlos en un show de Queens of the Stone Age. Le dieron el acceso, y él quiso hacerlo con sumo cuidado. “Busqué específicamente que no sea algo explotador”, cuenta Hanks. Hughes y Homme pusieron en claro que no habrían confiado en otro director: “Colin es uno de nosotros”, afirma Hughes.

La cámara está fija en la cara de Hughes y graba con especificidad brutal el momento de estar cara a cara con los atacantes. Catorce meses después de esa noche, la rimbombancia de Hughes aparece naturalmente en el escenario. Más adelante, entra frívolamente al estudio con unos patines para interrumpir el trabajo de Homme en el nuevo álbum de QOTSA. Ni bien comienza a hablar de los ataques, la fachada se cae.

El documental también captura a un Hughes visiblemente sacudido en una entrevista francesa de febrero de 2016, consultado sobre si su postura proarmas había cambiado desde el ataque. “¿El control francés a las armas hizo algo para frenar las muertes en el Bataclan?”, respondió. Poco después, realizó comentarios ofensivos respecto de miembros musulmanes del personal del Bataclan, lo que causó que dos festivales franceses cancelaran las presentaciones de EODM. Hughes, un conservador de ultraderecha que apoyó a Trump en el pasado, después pidió disculpas por sus comentarios y los adjudicó al estrés postraumático. “Tengo amigos musulmanes –afirmó–. Cuando alguien trata de matarte en tu propio show, va a haber un proceso de sanación. Algunas de las cosas que se revelaron en mi proceso nadie las ha tenido que revelar”.

U2, que había pospuesto sus fechas parisinas en noviembre de 2015 después de los ataques, invitó a los EODM a que se unieran a la banda arriba del escenario en París, poco menos de un mes después. “Era importante, un gran desafío”, cuenta The Edge en el documental. Sin ese empuje, Hughes dice que no sabe si su conjunto habría podido tocar en el Olympia de París en febrero de 2016. Si bien algunos miembros de su equipo de management cuestionaron su rápido regreso a los escenarios, Hughes sostiene que “era la única forma de hacerlo sanar limpiamente. Había que sacar la mierda que se había acumulado en el curso de esos tres meses”.

Por lo pronto, EODM empezó a trabajar en un álbum nuevo. Hughes compartió, y rápidamente borró, una foto de Dave Grohl en el estudio con Homme y él. Consultado respecto de la música, Hughes sostiene: “Será el álbum más caliente que hayamos hecho. Tus oídos van a saber definitivamente cuándo yo estuve ahí”. Mientras tanto, Live Nation, que decidió no revelar el presupuesto del film, continuará metiéndose en el mundo de los documentales con proyectos futuros como la serie de “vida en la ruta” llamada I’m With The Band para el canal Pop, y un largometraje sobre la Bad Boy Family Reunion. Hanks está concentrado en coprotagonizar la serie de CBS Life in Pieces, si bien dice que “siempre va a realizar” nuevos proyectos documentales. “Colin siempre hizo historias poderosas de tragedia y supervivencia”, dice el presidente y CEO de Live Nation, Michael Rapino.

El documental y el regreso a los escenarios de París en 2016, según Homme, fueron “la oportunidad de explicar quién soy a la gente que quiero: a los fans que sobrevivieron y a los que no”. También aclara que, más allá de sus obligaciones para con QOTSA, él siempre va a estar para dar una mano a Hughes, tanto dentro como fuera de la banda. En el documental, antes de su primer show post-Bataclan, le da una charla de aliento previa. “Te banco en todas –le dice Homme–. Yo soy el brazo, vos sos el puño”.