EMERGENTES

Las Sombras: hacer blues sin querer

Por Patricio Cerminaro |
  • Gentileza Las Sombras
La mayor influencia de este cuarteto pampeano parecen ser las bandas que ahí, en cada escenario del under; se suben con ellos a hacer gritar los amplificadores. Aunque en su único disco hasta el momento, todo está condimentado con el groove cadencioso amargo del blues.

La afirmación “en la pampa no hay nada” suele ser recurrente entre los viajeros desprevenidos. La respuesta suele referirse a sus vacas y sus largas extensiones de tierra, y la realidad suele corroborar esa idea. El catálogo de rock argentino, sin embargo, puede alegrarse por sumar un poroto a la categoría “bandas de la pampa”. Y es una de esas que hacen rock del de antes, ese que parece perdido.

Las Sombras apuesta por renovar la escena volviendo a los clásicos, sobre todo los más sucios y desprolijos. Hay Hendrix, claro, también Sabbath y algo de los Stones. Pero hay algo más profundo, que tiene más que ver con la ideología, la forma de vida y la concepción del rock desde el under. Las referencias a Los Espíritus son evidentes, igual que los recuerdos a Atrás Hay Truenos y algo de Las Diferencias.

Aunque para explicar su música hay que explicarlos a ellos. Que vienen de La Pampa quedó claro. Pero que Las Sombras germinó en La Plata todavía no se ha dicho. Y allí, en la ciudad en la que nace una canción cada vez que aparece un nuevo estudiante, se explica su mimetización con su generación. Basta con revisar el Facebook del grupo y chequear sus posteos: la recomendación de bandas under es constante, así como su identificación y admiración por ellas.

Y si de revisar Internet se habla, un sencillo ejercicio de atención revela una trampa en su sonido. Sin embargo, en más de una ocasión han declarado no sentirse identificados con el blues. Y mucho más: sus tags en Bandcamp funcionan como legitimadores de ese escape: “R&B/soul violento-atormentado-austero” es lo que proponen allí. Y es en esa tensión, en el resultado de hacer blues sin querer, en el momento en el que la búsqueda se desvía sin que el autor logre identificarlo, donde surge lo nuevo, lo que suena fresco en Las Sombras.

Poco tiempo ha pasado desde el lanzamiento del disco homónimo que funcionó como presentación de la banda. Y tan corto período ha servido para rubricar su nombre en un under que, se sabe, cambia constantemente. Ahora, la misión será volver indeleble ese sello y que la búsqueda coincida con el resultado, sin perder lo que hace brillar a sus sombras.