ENTREVISTAS

De recreo con Jim Jarmusch e Iggy Pop

Por Katherine Turman |
  • Jarmusch y Pop sueltos en la premiere de Gimme Danger en Cannes, en mayo.
La historia del punk tiene un nuevo capítulo en la forma de Gimme Danger, la carta de amor de Jim Jarmusch al rock crudo de Iggy Pop y The Stooges.

Hay dos punks muy prolíficos de la música y el cine sentados en el living de una suite ubicada en el piso 29 de un hotel de Manhattan. Están tomando té. Iggy Pop tiene sus pies descalzos momentáneamente sobre la mesa ratona; Jim Jarmusch, con su corte de cabello icónico, está vestido de negro de pies a cabeza. Los dos son amigos desde los 90, cuando Pop actuó como un travesti comerciante de pieles que leía la Biblia en la oscura comedia western de 1995 Dead Man. Luego participó como él mismo junto a Tom Waits en el filme de 2003 Coffee and Cigarettes. Con su nueva película, Gimme Danger, Jarmusch busca rendirle tributo a los Stooges, uno de los grupos fundadores más desequilibrados y venerados del punk rock. La decimocuarta producción de Jarmusch no es tanto un documental sino más bien una historia de amor “protagonizada por Jim Osterberg” –el nombre “oficial” del frontman de los Stooges– y creada por un fan y amigo que resulta ser un autor celebrado. Pop, de 69 años, y Jarmusch, de 63, discuten su ética punk y por qué siempre va a haber lugar para un “Chup--la”.

Iggy, le pediste a Jim que hiciera esta película. ¿Por qué él?

- Jim Jarmusch: ¡Eso es lo que le vengo preguntando!

- Iggy Pop: Si podía lograr que la hiciera, él iba a retratar las cosas importantes y hermosas sobre nosotros que como grupo ni siquiera habríamos pensado; tenemos la perspectiva equivocada. Necesitamos a alguien con inteligencia y habilidad, que también conozca a la banda y haya venido a los shows: ese es Jim. Es un director con decisión final y controla su propio trabajo, algo que ahora es extremadamente raro. Mi táctica fue preguntarle una vez, no tratar de convencerlo. No iba a escribirle un mail con “10 razones porque…” [Risas].

Jim, vos escuchaste a los Stooges por primera vez cuando estabas en el secundario. ¿Hubo una canción en particular que te atrajo?

- JJ: En realidad no, porque amo todas las canciones de los Stooges. Fun House [de 1970] como disco es probablemente el mejor álbum de rocanrol hecho en la historia. La letra de Gimme Danger, una canción increíblemente hermosa, oscura y fantástica. Nunca llegué a ver la banda en vivo hasta la reunión [en 2003]. No salieron de gira de forma extensa. No recuerdo si ustedes pasaron por Ohio…

- IP: Pasamos una vez e hicimos Delaware, Ohio. Había una universidad ahí y tocamos en el centro de estudiantes, y al menos 20 personas vinieron a este teatro para 1500 [risas]. Me casé con una de ellas, de hecho. Brevemente.

¿Considerás Gimme Danger una colaboración?

- IP: ¡No! Él hizo una película. Hay mucho en hacer un film que yo ni pensé. Cuando le pregunté, ni siquiera pensé en cuánta plata iba a costar.

- JJ: Estuviste bien, no deberías haberlo hecho.

- IP: Hizo una especie de propuesta, de ocho a diez páginas, que le dio a la gente para juntar plata. Decía “Esto es sobre esta banda, el cantante tiene un poco de Harpo Marx, hicieron esto y esto”. Pero llevó a cabo algo con peso y detalle. Yo tenía algo dentro de mí, un deseo profundo de que alguien me escuchara. [A Jarmusch] No lo entiendo. En la vida hablás con muchas personas, pero no te escuchan.

- JJ: Cuando estaba financiándola al principio, teníamos estos agentes fantásticos que llevaron el proyecto a la BBC. Ellos querían poner plata, pero con una condición: “Si ajustamos la edición para nuestra emisión”, dijeron. A lo que respondimos “Chup--la”. Nosotros hacemos una película y vos la distribuís. Así que eso fue un problema, y tuvimos que parar por un rato.

Jim, ¿lo llamarías un documental?

- JJ: Yo lo llamo un ensayo, una carta de amor. Para mí es una celebración descarada de los Stooges. Leí que dicen cosas como “Bueno, esto es solo una película de fans que celebran a los Stooges”. Y yo digo “Ay, carajo; tenemos a esta stripper que le pega a un gong que dice ‘Stooges Forever’ a lo largo de toda la película. Duh, obvio”. Medio que te lo cuenta como es. No estamos tratando de ocultar nada.

***

LOS MOMENTOS MUSICALES DE JIM

Jim Jarmusch hizo que la música sea una parte integral de su trabajo en pantalla desde que ayudó a instrumentar su debut de 1981, Permanent Vacation, pero desde entonces los soundtracks han incluido cada vez más estrellas. Algunas de las leyendas con las que ha estado detrás de cámara.

Tom Waits en Down By Law (1986)

“Nos peleamos a lo largo de la edición de video… Yo estaba trabajando con Tom y una vez lo encerré en el garaje y empezó a saltar sobre la puerta y me amenazaba diciendo ‘Voy a pegarte el pelo contra la pared’. Tom y yo nos conocemos desde hace tiempo. Es un genio”.

Neil Young en Year of the Horse (1997)

“Hice un video musical para Crazy Horse usando Super 8 y Neil me dijo ‘Wow, man, está increíble. ¿Te parece que podremos hacer una película más larga que se vea así? Y ahí cometí el error de preguntarle ‘Bueno, ¿qué tan larga, Neil?’. Hubo una pausa y me dijo: ‘Man, cuando yo empiezo a componer una canción, no ando pensando cuán larga va a ser. Nos vamos de gira, vos venís, empezás a filmar y vemos qué sacamos’. Fue más una película de un show que un documental, si bien hicimos un poquito de retrospectiva. Me encanta Neil Young, pero Crazy Horse es la parte que más me llama”.

RZA y GZA de Wu-Tang Clan en Coffee and Cigarettes (2003)

“Soy un gran fan de Wu-Tang; son un colectivo de genios intelectuales sin refinar. Me encanta el tartamudeo de RZA y su forma de encarar los acompañamientos. Eso es algo que [Iggy] también tiene, porque es un intelectual que no fue formado académicamente. Fue formado por su propio interés voraz en el mundo”.